Web Content Display Web Content Display

Tendencias

Asset Publisher Asset Publisher

Back

Educación disruptiva, el cambio necesario

Educación disruptiva, el cambio necesario

La innovación es uno de los mantras del siglo XXI y la educación debe sumarse a esta (r)evolución para no anquilosarse.

Es imprescindible situar la educación —para muchos expertos, obsoleta— a la altura de las expectativas del siglo XXI y, en ese camino, la tecnología se presenta como líder indiscutible del cambio

La mayoría de los sistemas educativos actuales son como un autobús escolar lleno de niños curiosos en el que el conductor es el profesor. El autobús tiene unas paradas preestablecidas y aunque un alumno proponga parar en otro sitio o desviarse para ver algo interesante, el docente-conductor no puede salirse de la ruta. Con esta metáfora Curtis Johnson, asesor del sistema educativo público norteamericano y coautor del superventas Disruptive Class, explicaba hace unos años su visión sobre el estado de la educación. En su opinión, obsoleta. Johnson, como tantas otras voces expertas, señala que esa forma de enseñar, propia de los tiempos analógicos, “es incapaz de educar a los alumnos de hoy en las competencias que han de dominar para poder desenvolverse en la sociedad digital” y que, por ello, es necesario un cambio disruptivo que reenfoque el aprendizaje. 

Pero, ¿qué es exactamente un cambio disruptivo? Según la Real Academia Española, disrupción es una rotura o interrupción brusca, lo que trasladado al ámbito educativo significa “romper con la desfasada visión de desarrollo lineal de los siglos pasados —el autobús de Johnson— y asumir que la innovación ya no es una opción sino una obligación”, explica el CEO de Global Alumni, Pablo Rivas. 

La siguiente pregunta parece obvia: ¿en qué consiste dicha innovación? Aquí la respuesta de los expertos también es casi unánime: encontrar nuevos planteamientos, modelos y formatos de enseñanza que conecten a los estudiantes con los requerimientos sociales y laborales de esta nueva era. Formatos como los MOOC, el longlife learning, la personalización de la educación, el e-learning empresarial, la gamificación, los itinerarios individualizados, el aprendizaje móvil, los profetubers y tantas otras opciones que brinda la tecnología.

De la teoría a la práctica

Tanto la una como la otra estuvieron bien representadas en la conferencia mundial EnlightED organizada por la Fundación Telefónica, el IE y el South Summit. La teoría, de la mano de expertos mundiales de la talla de Ken Robinson, Barbara Oakley o Gerd Leonhard. Y la práctica, por parte de las más de 600 startups EdTech que participaron en la cita. Las diez finalistas, seis de ellas españolas, dieron cuenta de que la disrupción en educación no consiste solo en introducir la tecnología en las aulas, sino en definir estrategias y plantear objetivos de presente y de futuro. 

Las ‘startups’ triunfadoras en el enlighted

Durante el EnlightED, celebrado en Madrid el pasado octubre, se dieron a conocer los ganadores de los enlightED Awards, un premio que reconoce a las mejores startups EdTech del mundo y al que se presentaron más de 615 compañías:

Startup con mejor solución tecnológica para el aprendizaje y la formación: SENSE (España). Ayuda a los instructores a proporcionar comentarios educativos personalizados a través de Inteligencia Artificial.
Startup con mayor impacto social en educación: LINGOKIDS (España). Busca eliminar barreras para acceder al aprendizaje de idiomas de alta calidad.
– Mejor startup en Educación Superior: U-PLANNER (Chile). Proporciona soluciones y apoyo para la mejora educativa con énfasis en el logro de los objetivos estratégicos de las instituciones de educación superior.

Las otras finalistas fueron:

BEETOOLS (Brasil)
CAPABALL (España)
GLOBAL ALUMNI (España)
INTERACPEDI (Colombia)
MYABCKIDS (España)
ODILO (España)
STACKFUEL (Alemania)
TESTWE (Francia)

Capaball, una de las startups premiadas, es buena muestra de ello. “Gran parte de los universitarios salen al mundo laboral sin estar preparados”, dice José Luis Vega de Seoane, cofundador de la empresa. Para tratar de solucionar este déficit, esta joven compañía ha desarrollado el primer sistema de Inteligencia Artificial que crea programas personalizados de capacitación y aprendizaje o, dicho de otro modo, itinerarios personalizados para cada usuario en función de su perfil. “Los títulos ya no valen y no podemos conformarnos con lo que aprendimos hace años”. Por eso, para él, dos de los conceptos más disruptivos en la educación actual son el longlife learning —aprendizaje durante toda la vida— y la personalización. “Es más, creo que el futuro de la educación tendrá mucho que ver con la micropersonalización”, apunta. 

De forma parecida piensa Rivas, de Global Alumni, otra de las startups finalistas. Esta empresa, especializada en la gestión de programas en línea de EdTech, considera que la verdadera disrupción está en adaptar la formación continua a las necesidades reales de los profesionales de hoy y a la demanda del entorno empresarial actual. “Estamos llevando los programas de algunas de las universidades más prestigiosas del mundo a profesionales hispanohablantes que aspiran a ingresar en el mercado laboral con garantía de excelencia. Trabajamos para encontrar el mejor modo de trasladar esa formación a los alumnos de forma virtual o semipresencial, siempre con un enfoque práctico y fomentando habilidades como el liderazgo y la innovación, tan necesarias en una economía digital”, explica.

 

“El futuro de la educación tendrá mucho que ver con la micropersonalización” José Luis Vega de Seoane, cofundador de Capaball

Programas modulares, otra forma de disrupción

El mundo digital, según el profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, Antonio Rodríguez, ha supuesto una ruptura en la forma tradicional de enseñar de las universidades porque, en su opinión, en cuatro años —duración de un grado— las demandas del mercado pueden variar tanto que tal vez lo aprendido se quede obsoleto. El docente propone diseñar programas universitarios con módulos que puedan añadirse o eliminarse según los intereses del estudiante. 

En consecuencia, este centro universitario busca desde hace tiempo conectar con universidades que llevan años trabajando en esta línea, como la norteamericana Minerva, la danesa Kaospilot o la sueca Hyper Island, que introducen planteamientos disruptivos. Por ejemplo: contenidos que se renuevan cada día, proyectos reales con empresas, ausencia de itinerarios predefinidos, aprendizaje prueba-error en lugar de exámenes, aprendizaje basado en la experiencia de alumnos y profesores, metodologías orientadas a explotar el liderazgo, el emprendimiento y un largo etcétera de enfoques verdaderamente innovadores.

“Hay que romper con la desfasada visión de desarrollo lineal y asumir que la innovación ya no es una opción sino una obligación” Pablo Rivas, CEO de Global Alumni


No comments yet. Be the first.

Asset Publisher Asset Publisher

Web Content Display Web Content Display