Web Content Display Web Content Display

Tendencias

Asset Publisher Asset Publisher

Back

‘B-Learning’, El equilibrio en la educación

‘B-Learning’, El equilibrio en la educación

El blended learning reúne lo mejor de la educación presencial y de la online. Descubre sus virtudes (y sus carencias).
Los estudiantes eligen hoy entre tres sistemas de aprendizaje. El presencial, el online y uno que mezcla los dos anteriores: el blended learning. ¿Cuál les prepara mejor para el mercado laboral?
 
“Tengan cuidado ahí fuera”, les decían a los policías de la mítica serie Canción triste de Hill Street antes de salir a la calle. Esto, en el caso de los estudiantes, equivaldría a un “prepárense para la vida real”. Así, la decisión entre los diferentes sistemas de aprendizaje debería partir de una reflexión: ¿cuál es el más adecuado para las necesidades, aspiraciones y posibilidades de cada uno? Esta batalla, en general, la está ganando el aprendizaje semipresencial, también conocido por blended learning o b-learning.
 
El concepto no es nuevo, pero está en auge. “El b-learning es un aprendizaje mixto que aprovecha las ventajas del aprendizaje online y del presencial. De hecho se fusionan para optimizar la enseñanza y alcanzar el mejor aprendizaje posible”, señalan desde Telefónica Educación Digital. En la misma línea se expresa la directora del Máster en Educación y TIC de la Universidad de Alicante (UA), Rosabel Roig: “El modelo blended es el futuro de la educación”.
 
En el Clayton Christensen Institute, que busca y utiliza innovaciones disruptivas para mejorar la educación, definen el b-learning como un programa formal de educación en el que:
 
Los estudiantes aprenden, en parte, de forma online y ejercen control sobre el tiempo, el lugar, el itinerario o el ritmo del aprendizaje.
Las modalidades durante el curso están conectadas para ofrecer una experiencia integrada.
Existe una supervisión desde un lugar físico.
 
Según el peso de la parte presencial o de la virtual se establecen diversas modalidades: rotación — la mayoría de las tareas se realizan en clase y algunas en línea—, flexible — las actividades en línea constituyen la parte sustancial—, a la carta — los estudiantes eligen qué asignaturas reciben de forma presencial y cuáles en línea— y virtual enriquecido —los alumnos tienen tutorías presenciales, pero el resto de trabajo se realiza en línea—.
“Utilizo un modelo u otro según el caso. Las asignaturas de la universidad son presenciales, pero hay un uso de la tecnología fuera del aula. Esta combinación se desarrolla bajo diversas metodologías, como es el caso del flipped classroom, donde los aspectos más teóricos son online y los prácticos presenciales”, detalla Roig. Y es que el el b-learning ha dado lugar a metodologías como la webquest, la gamification o la mencionada flipped classroom que ofrecen propuestas concretas sobre cómo abordar la parte online de la enseñanza. 

Una educación optimizada 

Desde las escuelas de negocios matizan el significado del término: “Nuestra visión del b-learning va más allá de la combinación de presencial y online. Es la formación optimizada para el contexto del alumno. Combina las mejores soluciones de aprendizaje disponibles en cada momento y están directamente gestionadas por el alumno”, señala Joost van Nispen, presidente de ICEMD (Instituto de la Economía Digital de ESIC).
 
El b-learning se apoya en las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para fomentar dicha optimización. Se acude al análisis de datos para enriquecer el seguimiento individual del alumno e identificar contenidos mejorables, o a la inteligencia artificial para analizar el comportamiento del alumno en un entorno online y formular propuestas individualizadas de mejora. Esta metodología, por tanto, se sofistica para incrementar su eficiencia y la motivación de los alumnos. 
 
“En el ámbito laboral, el b-learning es aún más importante, si cabe, que en el académico porque la formación dentro de una empresa necesita más personalización y segmentación. La parte puramente formativa se puede hacer online pero los objetivos de teambuilding, de la práctica en grupo enfocada a las necesidades de departamentos o cargos específicos, requieren formación presencial”, añade van Nispen. Este tipo de formación ayuda a las empresas a convertirse en learning organizations, es decir, organizaciones que facilitan el aprendizaje de sus equipos de manera escalable dentro y fuera de las oficinas.

Ventajas y carencias

El b-learning combina los pros de la enseñanza online —flexibilidad de horarios, fácil acceso, menos desplazamientos, ahorro en espacios y costes— y los de la presencial —socialización, comunicación y guía personal del profesorado—. Pero también pueden surgir algunos problemas. Por ejemplo, que el diseño de las clases por parte de los profesores no sea el óptimo de cara a explotar la parte online o que los alumnos no expriman al máximo las posibilidades de mencionada parte. 
Que el b-learning funcione depende, por tanto, de un uso adecuado de las TIC. “Vivimos un momento mágico en cuanto a posibilidades, pero el papel del profesor sigue siendo fundamental. Y con él, la metodología que adopte. Un uso de las TIC con metodologías tradicionales no es un uso correcto. No podemos pasar de ‘leed en casa este libro’ a ‘leed en casa este pdf’. Debemos ofrecer oportunidades y escenarios donde las TIC ayuden a desarrollar competencias como el pensamiento crítico, la colaboración o la creatividad”, apunta Roig. Así, cuando les toque salir “ahí fuera” lo harán lo mejor preparados posible.

CINCO SISTEMAS VIRTUALES PARA EXPLOTAR EL B-LEARNING

Wecorp. Entorno virtual de aprendizaje en línea (LMS) que permite a las organizaciones desarrollar su plan de formación. Desarrollada por Telefónica Educación Digital ofrece máxima autonomía y facilidad de uso proporcionando un alto rendimiento y fiabilidad.
Blackboard. Sus productos son utilizados por grandes empresas, instituciones educativas y entidades gubernamentales. Permite impartir clases en tiempo real a través de videoconferencia.
Brightspace. Sistema desarrollado por Desire2Learn orientado a la educación primaria, secundaria y superior, y a empresas. Presenta una interfaz que se adapta a cualquier dispositivo móvil.
Moodle. Su filosofía se basa en el constructivismo social de la educación implicando tanto a estudiantes como a profesores. Está orientado a la creación de comunidades de aprendizaje online. 
Sakai. Plataforma de e-learning con código abierto. Permite integrar herramientas acopladas de forma flexible, lo que proporcionan una gran funcionalidad real.
Wemooc. Software Open Source creado por Telefónica Educación Digital para la creación, edición y gestión de cursos MOOC con roles específicos para los diferentes perfiles: autor, editor, validador, etc. Incorpora diferentes herramientas colaborativas (Foros, Q&A, Wiki o Blog) que pueden ser utilizadas en función del diseño de cada curso

El b-learning facilita el aprendizaje de equipos de manera escalable dentro y fuera de las oficinas.

“El profesor sigue siendo fundamental, y con él, la metodología que adopta. Un uso de las TIC con metodologías tradicionales no es correcto”. Rosabel Roig, directora del Máster en Educación y TIC de la UA.


No comments yet. Be the first.

Asset Publisher Asset Publisher

Web Content Display Web Content Display