Visor de contenido web Visor de contenido web

Tendencias

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

“El aprendizaje puede cambiar nuestra vida"

“El aprendizaje puede cambiar nuestra vida"

La profesora Barbara Oakley ofrece a través de sus exitosos cursos online las claves para descubrir, mediante el aprendizaje, el potencial que todos llevamos dentro.

Pese al éxito, Oakley transmite quietud y humildad. Posee, además, el comedimiento que caracteriza a los sabios. Ella lo es, por estudios y por experiencia. Basta con charlar con ella tras su participación en el EnlightED, organizado por Fundación Telefonica, el IE y South Summit, o con echar un rápido vistazo a su currículo para constatarlo: licenciada en Lenguas Eslavas y Literatura por la Universidad de Chicago y en Ingeniería por la Universidad de Oakland. Investigadora activa en neurociencia aplicada a áreas como la educación STEM o los efectos de los MOOC (Massive Open Online Course), es la artífice del más popular del mundo: Aprendiendo a aprender.

En dicho MOOC, Oakley enseña a sus alumnos —más de dos millones— cómo utilizar determinadas herramientas mentales para aprender más fácilmente. La profesora lo ideó partiendo de su propia experiencia. De niña las matemáticas se lo hacían pasar mal y las sacaba a duras penas. Posteriormente, se graduó en una carrera de letras y ya cerca de los 30, ante cierta falta de expectativas laborales, decidió poner a prueba a su cerebro. “Pensé: si los chicos de mi instituto pudieron con las matemáticas sin problema, ¿por qué no voy a poder yo?”, recuerda. Dicho y hecho. Con paciencia y trabajo, empezó de nuevo con los conceptos más básicos y acabó dando un giro a su vida hasta ser lo que es hoy, una experta en neuroeducación reconocida mundialmente.

Barbara Oakley en Tendencias
“La enseñanza online es fantástica porque muchos de los contenidos están creados sobre esa base neurocientífica que los hace más fáciles y eficaces”.

Aprendizaje para cambiar tu vida

Oakley asegura que lo que ella hizo lo puede hacer cualquiera: “Todos podemos cambiar nuestra vida mediante el aprendizaje y conseguir metas que antes pensábamos imposibles”. Si ella lo consiguió en su momento, el contexto actual parece incluso más proclive: “Teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos y los cambios que están por venir, aprender a aprender es una idea muy recomendable”. Para saber cómo hacerlo da algunas pistas: “La neurociencia proporciona información muy valiosa que la gente debería conocer para saber cómo aprender de manera más eficaz. Cuanto más sepamos cómo funciona nuestro cerebro en relación con el aprendizaje, más fácilmente aprenderemos”.

Explica, por ejemplo, que cuando uno deja para más tarde aquello que no le apetece hacer —generalmente lo que más le cuesta—, automáticamente se activa una parte del cerebro —la corteza insular— que asocia esa materia con el dolor y el cerebro huye de la tarea. La consecuencia es que al final no se hace. Y eso es, muchas veces, lo que en su opinión pasa con las matemáticas. Otro ejemplo de la utilidad de entender cómo aprende nuestro cerebro es saber que este tiene dos redes de aprendizaje totalmente distintas: una para cuando se está concentrado y otra para cuando se está relajado. “La gente piensa que solo se aprende cuando se está concentrado y no es así. También se aprende cuando se está relajado. En esos momentos, el cerebro trabaja en un segundo plano en lo que se estaba pensando cuando estaba concentrado y muchas veces es entonces cuando llegan las soluciones. Por eso es muy importante alternar concentración y descanso”.

Sabiendo esto, la profesora asegura que aprender matemáticas parece más duro de lo que realmente es precisamente porque no se utilizan los insights que ofrece la neurociencia y la psicología cognitiva. “Aunque muchos no lo crean, aprender matemáticas es similar a aprender idiomas, lo único que necesitamos es crear determinados enlaces en nuestro cerebro e ir haciéndolos crecer mediante la práctica. De modo que cuanto más sepamos sobre cómo construir esos links, mejor podremos aprender y enseñar”.

“Teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos y los cambios que están por venir aprender a aprender es una idea muy recomendable”.

¿Mejor online?

Pese a no ser nativa digital —nació en la década de los 50—, Oakley está convencida de los beneficios del aprendizaje online. “Este tipo de enseñanza es fantástica porque muchos contenidos están creados ya sobre los insights de la neurociencia y esto los hace más fáciles y eficaces. Existe un material online realmente increíble y lo mejor está por llegar. Además, puedes elegir a los mejores profesores del mundo, cosa que no sucede en la enseñanza presencial en la que, desafortunadamente, la mitad de los docentes están por debajo de la media”. Preguntada sobre si la formación online será la imperante de aquí a unos años, no se muestra categórica: “No estoy segura, pero si sé que va a ser la vía para aprender un montón de cosas en el futuro”.

En cuanto a la figura del profesor, Oakley no la desvaloriza en absoluto y admite su importancia en aspectos como la motivación. Sin embargo, afirma contundente: “Para todo maestro debería ser obligatorio aprender tanto como pueda para enseñar de una forma efectiva. Precisamente eso es lo que estamos viendo ahora desde la neurociencia, que cualquier profesor con los conocimientos adecuados puede impactar más y mejor en sus alumnos. Eso es lo que está haciendo Telefónica con los profesores, a los que facilita toda la información para que aprendan a enseñar mejor”.

Las mujeres y la ciencia

Como mujer de ciencia, Oakley no es ajena a la escasa vocación de las féminas por esta parcela del saber. Pese a ello, está convencida de que no existe una predisposición natural de ningún sexo hacia una u otra materia. “Los chicos y las chicas, cuando son pequeños, tienen exactamente las mismas habilidades para las matemáticas. Lo que pasa, en mi opinión, es que las chicas suelen ser muy buenas en el área de la comunicación verbal, de modo que en muchas ocasiones, casi inconscientemente, se decantan por profesiones que tienen más que ver con ese terreno”. Para evitar este desequilibrio, la docente da su receta: “Los padres tendrían que ayudar a sus hijos a expandir sus mentes y animarlos a hacer cosas que no sean su fuerte”.

  • Barbara Oakley
  • elearning
  • Educación Digital
  • MOOC
  • Aprendiendo a aprender


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Visor de contenido web Visor de contenido web