Visor de contenido web Visor de contenido web

Tendencias

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Entrevista
14 agosto 2018
Celia Sánchez Ramos
“No podemos renunciar a la tecnología, pero hay que usarla adecuadamente para no dañar nuestros ojos”.
Reportaje
24 julio 2018
¿Por qué optar por la Formación Profesional?
El mercado del trabajo cambia a un ritmo vertiginoso y demanda cada vez más perfiles técnicos.
Entrevista
04 julio 2018
Bob Lenz, experto en innovación educativa
“Necesitamos sacar a los estudiantes de las pantallas y meterlos en la vida”.
Entrevista
12 junio 2018
Nora Rodríguez
“Cuando los niños hacen algo por los demás se vuelven generosos, compasivos y aprenden con más entusiasmo”.

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

Las TIC impulsan los negocios tradicionales

Las TIC impulsan los negocios tradicionales

Las tecnologías han reformulado las reglas del juego en todos los órdenes, también en el laboral. En este contexto los sectores tradicionales y artesanales también tienen su espacio, ¡uno importante!

Puede que, en breve, el famoso: “¡Camarerooo!, uno con leche, corto de café en vaso”, se lo tengamos que espetar a un robot. Y no es de extrañar. Todo apunta a que la era digital será un buen caldo de cultivo para profesiones como el big data specialist o los smart cities experts, mientras que otras de corte más manual, como los mismísimos camareros, pueden desaparecer… o tal vez no.

Todo depende del ángulo desde el que se mire, porque si bien es cierto que profesiones tan sonoras como data chief officer, los pilotos de drones o los narrow caster —una versión renovada del relaciones públicas— son ya una realidad, las antiguas, las de siempre —el camarero, el cartero, el agente de viajes o el taxista— aún están ahí y no con pocos followers. “¿Que van a desaparecer los camareros?”, dice entre risas Ángel Pineda, propietario del restaurante Fisterra de Madrid. “Eso es imposible. Además de servir, los camareros somos psicólogos, confesores, confidentes… Me parece imposible que ningún robot haga eso”, afirma incrédulo.

Tendencias Educación Digital
“Además de servir, los camareros somos psicólogos, confesores, confidentes… Me parece imposible que ningún robot haga eso”, explica Ángel Pineda, propietario del restaurante Fisterra de Madrid.

Pero quizás no lo sea. Comienzan a ser habituales los establecimientos de comida rápida en los que se ordena el servicio a través de una máquina, los coches autoconducidos están a la vuelta de la esquina, el reparto de paquetes con dron ya está en pruebas y las webs de viajes son del dominio público… Entonces, ¿hay vuelta atrás para algunas de las profesiones más típicas del siglo XX?

Al mal tiempo… formación y tecnología
A pesar de los estudios —uno reciente de Oxford vaticina que en 20 años desaparecerán o quedarán reducidas a la mínima expresión hasta 700 profesiones—, son numerosos los expertos que opinan que sí puede haber vuelta atrás o, al menos, no llegar a la extinción total, sino a algo así como a una reformulación de determinadas profesiones, mediante una vía: la cualificación.

Volviendo al caso de los camareros, pese a las razones de índole emocional que argumenta Pineda, lo cierto es que, de uno u otro modo, la tecnología está cada vez más presente en todos los sectores, hostelería incluida: PDA´s para tomar la comanda, tabletas para ver la carta de vinos, softwares específicos para la gestión del negocio… De todo ello se deduce que el planteamiento para subsistir pasa por actualizar los oficios de siempre a su versión 4.0 para adaptarlos al nuevo entorno, a los nuevos clientes y a los nuevos soportes. 

Carlos Obeso, profesor titular de ESADE, explica que en estos tiempos que corren ya no existe la concepción del camarero tradicional. Según él, “el tipo de profesional que sobrevivirá será el que domine la tecnología para gestionar los nuevos modos de pago e incluso tenga conocimientos de nutrición, ya que los clientes, cada vez más, quieren saber lo que están comiendo y el camarero será al primero al que pregunten”. Conclusión: toca actualizar dichos oficios a su versión 4.0 para adaptarlos al nuevo entorno, a los nuevos clientes y a los nuevos soportes.  

¿Habrá carteros, repartidores o cajeros en 2037 o harán las máquinas sus trabajos? Mientras llega el futuro, ya hay algunas pistas al respecto… ¡pasen y vean!

Capacidades y talentos
Visto lo visto, la formación en tecnología se presenta como la pieza clave para viajar al futuro. “Todo lo que tenga que ver con ciberseguridad, robótica, automatización y nuevas tecnologías aplicadas a esos oficios, será de vital importancia para poder reformularlos”, señala Gonzalo Pino, secretario de política sindical de UGT. Pino considera, además, que “dada la velocidad a la que avanza la digitalización, conviene empezar ya a buscar acuerdos para preparar a todos aquellos que se dedican a esas profesiones para ese nuevo mundo que se avecina”, explica.

En esa preparación, todos los expertos coinciden en que, además de la tecnología, hay otras capacidades y talentos que conviene adquirir o ejercitar. Por ejemplo:

- Idiomas. En el entorno actual, el dominio de idiomas resulta básico. Cuantos más idiomas se sepan, mucho mejor y si alguno de ellos es raro o minoritario, más oportunidades habrá de encontrar una reubicación, replanteamiento o ampliación de cualquiera de estas profesiones. Por ejemplo, un camarero con idiomas puede convertirse en camarero de cruceros.

Oficios 4.0, lo de siempre como nunca

Zepelín al futuro

Con buen ojo y ciertas dotes de Nostradamus, Chema Tejada, de profesión, fotógrafo, decidió hace más de diez años cambiar las bodas por la fotografía aérea. Poco a poco, ha reconvertido su tienda tradicional en una versión 4.0 del negocio a la que no ha llegado por casualidad, sino a base de innovación y formación: “Fuimos los primeros en España en utilizar el zepelín cautivo para hacer fotografía aérea y después empezamos con los drones. Tuvimos que formarnos en distintos ámbitos: aplicaciones de fotografía de composición aérea, radiocontrol y hasta algo de legislación, pero, afortunadamente, aquí estamos hoy”, dice. Y no solo están, sino que Aerofoto es ahora una empresa consolidada de servicios audiovisuales aéreos y un claro ejemplo de que profesiones y negocios de antaño pueden reformularse, con ciertos ajustes.

- Informática de batalla. Es decir, aquella que permite manejar con soltura un ordenador en las tareas del día a día. En este sentido, la ofimática es obligada —herramientas de cálculo, procesadores de texto, presentaciones…—, pero hay otros campos que también pueden ayudar mucho a la hora de reorientar el puesto de trabajo como conocimientos de aplicaciones web, manejo de redes sociales, software de gestión de recursos (ERP), etc.

- Optimización del tiempo: la capacidad de gestionar bien el tiempo, en cualquier profesión, es una habilidad que las empresas valoran cada vez más en sus trabajadores porque conlleva una mejora de la productividad y de la competitividad. Y a eso también se aprende.

- Habilidades sociales: o lo que es lo mismo, todas aquellas habilidades que nos permiten interactuar y relacionarnos con los demás de manera efectiva. Por ejemplo: saber escuchar, hacer preguntas, iniciar y mantener una conversación, presentarse, convencer a los demás, resolver problemas, tomar decisiones... Todas ellas se pueden aprender y desarrollar con la práctica.

  • Educación Digital
  • Futuro
  • Transformación Digital
  • Oficios 4.0

Visor de contenido web Visor de contenido web