Visor de contenido web Visor de contenido web

Tendencias

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Reportaje
12 diciembre 2018
El futuro será digital… y ético
Algunos de los futuristas más reputados del mundo responden a los grandes dilemas de la era de Internet.
Entrevista
29 noviembre 2018
“El aprendizaje puede cambiar nuestra vida"
La profesora Barbara Oakley ofrece a través de sus exitosos cursos online las claves para descubrir, mediante el aprendizaje, el potencial que todos llevamos dentro.
Entrevista
14 noviembre 2018
“La inteligencia artificial razona mejor que nosotros”
Martin Hilbert, experto en big data y conocido por sus tesis sobre la comunicación y la información en el desarrollo humano, se atreve incluso a cuestionar el “pienso, luego existo” de Descartes.
Reportaje
30 octubre 2018
Emoción vs robotización: la batalla que no será
La era de los robots ya está aquí. Ellos realizarán muchos de los trabajos que ahora hacemos nosotros, pero no todos... Atención: la inteligencia emocional gana enteros en el mundo laboral, pero se aprende en casa y en la escuela.
Reportaje
10 octubre 2018
Formación online o presencial: ¿cuál es mejor?
Ni mejor ni peor. Cualquier vía es buena para aprender. La elección solo depende de las preferencias de cada estudiante. Eso sí, cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. ¿Quieres saber cuáles son?

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

Bob Lenz, experto en innovación educativa

Bob Lenz, experto en innovación educativa

“Necesitamos sacar a los estudiantes de las pantallas y meterlos en la vida”.

Bob Lenz, pedagogo, asesor de digitalización en la enseñanza secundaria de Estados Unidos, director del Buck Institue for Education y experto mundial en el Aprendizaje Basado en Proyectos (PBL por sus siglas en inglés), lleva más de 30 años dedicado a mejorar y adaptar la educación a la realidad de los jóvenes de este siglo. Asegura que el mundo ha cambiado radicalmente, especialmente en la última década y, sin embargo, la educación sigue la senda marcada hace cien años. Convencido de las ventajas de la tecnología en la educación, defiende al mismo tiempo la necesidad de sacar a los estudiantes de la obsesión por las pantallas y meterlos en la vida.  

 

Siempre dice que vivimos en un mundo basado en proyectos, ¿a qué proyectos se refiere?

Nuestras vidas son proyectos. Alrededor de un tercio de los trabajadores estadounidenses se dedican a algún tipo de trabajo independiente o basado en proyectos y lo mismo, aproximadamente, en la Unión Europea. Los estudiantes se están graduando en un mundo laboral que fomenta los proyectos a corto plazo, el trabajo en equipo y la colaboración por encima del tradicional empleo a tiempo completo. Por eso, la educación debería estar sustentada sobre la base del aprendizaje basado en proyectos.

¿Y en qué consiste exactamente?

Es un sistema en el que los docentes hacen que el aprendizaje cobre vida para los estudiantes involucrándolos en proyectos que tienen que ver con la resolución de problemas del mundo real. Estos proyectos duran entre una semana y un semestre y, en este tiempo, los chicos adquieren un gran conocimiento y practican habilidades que serán clave para su futuro. Además, fruto del feedback de los profesores y escuelas que lo han puesto en marcha todos estos años, recientemente hemos ido un paso más allá y hemos creado un marco para el Aprendizaje Basado en Proyectos de Alta Calidad (HQPBL) que incluye seis criterios: desafío intelectual, autenticidad, producto público, colaboración, gestión de proyectos y reflexión.

¿En qué se diferencia del aprendizaje basado en proyectos normal?

Para que sea de alta calidad, todos los criterios deben estar al menos mínimamente presentes en el proyecto y, además, cada uno de ellos puede juzgarse a su vez en cuanto a la calidad de su implementación. El fin último de este marco de aprendizaje es estimular la reflexión y la conversación sobre las formas de mejorar cada proyecto. Además, la investigación nos ha demostrado que las experiencias de alta calidad desembocan en un aprendizaje más profundo.

¿Qué papeles tienen en su propuesta los diferentes actores educativos: profesores, alumnos, familias, gobiernos? 

Todos juegan un papel crítico. Los estudiantes son el actor central de esta obra que tiene que ver con sus propias vidas. Los gobiernos, por su parte, tendrían que apoyar este sistema y dar soporte a los líderes escolares para que puedan diseñar esas experiencias de alta calidad de las que hablábamos antes. Deberían ser un mínimo de dos por año en la escuela. En cuanto a las familias, además de apoyar pueden presionar a los responsables educativos para que sus hijos tengan más experiencias de este tipo. 

Ha mencionado antes las habilidades que serán clave para el futuro de los jóvenes, ¿cuáles son? 

El mundo ha cambiado drásticamente en pocos años; sobre todo, en la última década. Sin embargo, el sistema educativo actual sigue siendo el mismo que hace cien años. Las escuelas de hoy no están diseñadas para enseñar y evaluar las habilidades que serán básicas en el futuro: pensamiento crítico y resolución de problemas, trabajo en equipo y colaboración, comunicación oral, escrita y digital, autogestión y una mentalidad de aprendizaje diferente.

Bob Lenz en Tendencias
“Necesitamos mover a los jóvenes de ser consumidores de contenido digital a productores de contenido”.

Háblenos del Buck Institute for Education (BIE) ¿Por qué ha tenido tanto éxito?

El BIE surge en 1987 en California para trabajar en los problemas y retos de la enseñanza. A mediados de los 1990 se enfoca en el Aprendizaje Basado en Proyectos como vía para preparar a los estudiantes del siglo XXI para el éxito. Y en 2010 se convierte en líder mundial en esta materia. Actualmente, solo en Estados Unidos hemos formado a 80.000 docentes en PBL y 1.200 escuelas han implementado el método. Creo que nuestro éxito radica en la confianza que tenemos en el poder del método para marcar diferencias en las vidas de los estudiantes.

¿Y qué entiende usted por éxito? 

Para mí una vida exitosa es una vida llena de alegría y felicidad. En el plano educativo es aquella en la que los estudiantes tienen el conocimiento, las habilidades y la disposición para estar seguros económicamente y así mantenerse a sí mismos y a sus familias; pueden contribuir productivamente a su comunidad, participar efectivamente en procesos democráticos y sentir que están preparados para enfrentar los desafíos de sus vidas y de nuestro mundo.

¿Qué opina del papel de la tecnología en la educación? ¿La generación actual ya trae el gen tecnológico de serie?

No estoy seguro, pero sí es cierto que los chicos empiezan a consumir información y juegos a una edad muy temprana y continúan durante toda su juventud, por eso es aún más imperativo que los estudiantes se conviertan en pensadores críticos con herramientas para crear, comunicar, colaborar, analizar y predecir. Necesitamos mover a los jóvenes de ser consumidores de contenido digital a productores de contenido. También necesitamos sacar a los estudiantes de las pantallas y meterlos en la vida. La tecnología es muy importante y hay que aprovecharla, pero también controlarla porque el universo digital es complicado y, no pocas veces, supone una distracción y un abuso. Para nuestro marco HQPBL, por ejemplo, no es un requisito indispensable: los estudiantes deben experimentar muchos proyectos libres de tecnología junto con otros que si incluyen herramientas tecnológicas.

¿Qué significa eso de mover a los jóvenes de consumidores a productores? 

Incentivar la creatividad. Antes poner la tecnología al servicio de la educación era difícil y caro. Ahora todos los niños tienen sus propios dispositivos: móviles, tabletas, PCs. Aprovechémoslo para enseñarles a crear con todas esas tecnologías que nos dan poder para generar contenidos en vez de permitir que consuman cualquier cosa que se les ponga por delante.

“El arte, la filosofía y otros estudios liberales son vehículos para enseñar las habilidades y disposiciones humanas que no se pueden programar en una máquina”.

En paralelo a la tecnología, defiende impulsar materias como el arte o la filosofía…, ¿De qué servirán estas disciplinas en un mundo previsiblemente gobernado por las máquinas?

Creatividad, innovación, diseño, solución de problemas complejos sin respuestas claras: este es el trabajo que solo los humanos pueden hacer. ¿No deberíamos preparar a los estudiantes para ese tipo de labores solo aptas para el ser humano, en vez de para las rutinarias que harán las máquinas? El arte, la filosofía y otros estudios liberales son vehículos para enseñar las habilidades y disposiciones humanas que no se pueden programar en una máquina.

¿Cuál es su proyecto de futuro, desde el punto de vista educativo? 

Conseguir que el Aprendizaje Basado en Proyectos de Alta Calidad sea accesible para todos los estudiantes, sin importar su origen o condición. 

  • Bob Lenz
  • Innovación Educativa
  • Creatividad
  • ABP
  • Aprendizaje Basado en Proyectos de Alta Calidad
  • HQPBL

Visor de contenido web Visor de contenido web