Visor de contenido web Visor de contenido web

Tendencias

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Entrevista
29 noviembre 2018
“El aprendizaje puede cambiar nuestra vida"
La profesora Barbara Oakley ofrece a través de sus exitosos cursos online las claves para descubrir, mediante el aprendizaje, el potencial que todos llevamos dentro.
Entrevista
14 noviembre 2018
“La inteligencia artificial razona mejor que nosotros”
Martin Hilbert, experto en big data y conocido por sus tesis sobre la comunicación y la información en el desarrollo humano, se atreve incluso a cuestionar el “pienso, luego existo” de Descartes.
Reportaje
30 octubre 2018
Emoción vs robotización: la batalla que no será
La era de los robots ya está aquí. Ellos realizarán muchos de los trabajos que ahora hacemos nosotros, pero no todos... Atención: la inteligencia emocional gana enteros en el mundo laboral, pero se aprende en casa y en la escuela.
Reportaje
10 octubre 2018
Formación online o presencial: ¿cuál es mejor?
Ni mejor ni peor. Cualquier vía es buena para aprender. La elección solo depende de las preferencias de cada estudiante. Eso sí, cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. ¿Quieres saber cuáles son?
Entrevista
12 junio 2018
Nora Rodríguez
“Cuando los niños hacen algo por los demás se vuelven generosos, compasivos y aprenden con más entusiasmo”.

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

¿Adiós al pensamiento crítico?

¿Adiós al pensamiento crítico?

Si la filosofía enseña a pensar y cada vez se enseña menos filosofía en las aulas, ¿cada vez piensan menos los estudiantes?

Son muchos los que ven claro el silogismo y creen que sí, que los estudiantes han dejado de pensar arrastrados por el predominio de la tecnología. Pero también son muchos los que creen que no. El profesor Enrique P. Mesa, presidente de la Asociación de Profesores de Filosofía de Madrid, es uno de ellos: “Tendemos a creer que los estudiantes de hoy no hacen nada bien y que los de antes eran todos maravillosos, y ni lo uno ni lo otro. Ahora también hay chavales que piensan mucho y bien, exactamente igual que antes”, dice.

Lo que no niega Mesa es que el actual contexto digital supone un foco de distracción que fomenta más la cultura del aquí y ahora, que la de la reflexión y el razonamiento. Eso, unido a la paulatina eliminación de la Filosofía en las aulas, que actualmente solo es obligatoria en primero de bachillerato, puede, en su opinión, terminar llevando a la desaparición del pensamiento crítico.

 

Pensamiento crítico vs academias de empleo
Y es que la filosofía ocupa un papel vital en la sociedad. Eso piensa, al menos, el reputado filósofo Emilio Lledó quien dice que la filosofía aporta la riqueza más grande de un país: la cultura, y además obliga a pensar sobre el bien y la justicia, sobre lo que somos, sobre la verdad y sobre tantas otras cosas a las que solo se llega a través del pensamiento crítico.

Pero ¿qué es realmente el pensamiento crítico? La definición más formal dice que es un concepto abstracto que hace referencia a la habilidad y actitud de analizar, argumentar y aplicar la lógica sobre los conocimientos y procesos vitales. La más libre, como la que sostiene José Luis Mora, del departamento de Antropología Social y Pensamiento Filosófico Español de la UAM, dice que “el pensamiento crítico es el que nos permite construir mentes abiertas”.  

Y las mentes abiertas, según Mesa, son fundamentales en todas las épocas, pero quizás más aún en esta en la que la ciencia, la tecnología y el sentido práctico de la vida lo dominan todo. “Si las escuelas se rigen solo por esa visión pragmática y se convierten en academias de empleo, no de personas, en un futuro no muy lejano habrá tres consecuencias claras: seremos fácilmente manipulables, habrá una enorme pérdida de capital cultural y llegaremos a ver la sustitución del ciudadano por el consumidor, y eso -añade- sería muy grave; tenemos que encontrar el equilibrio”.

Filosofía y TICs
“El actual contexto digital supone un foco de distracción que fomenta más la cultura del aquí y ahora, que la de la reflexión y el razonamiento”, presidente de la Asociación de Profesores de Filosofía de Madrid.

Tecnología, filosofía y empresa

Lejos de lo que pudiera pensarse, el equilibrio está más cerca de lo que parece: en el mundo de la empresa. Un ejemplo: un estudio realizado hace ya una década por varios lobbies empresariales de Estados Unidos situaba el pensamiento crítico como la habilidad más deseable en los nuevos trabajadores (92,1%).

Tras ese contundente dato, cabe preguntarse, ¿qué es lo que aporta el pensamiento crítico a las empresas? La respuesta es fácil: reflexión, análisis, dialéctica, lógica disruptiva y posibilidad de diferenciarse, un elemento, este último, fundamental en el ámbito empresarial. 

En este sentido, Rafael V. Orden, decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid señala que, aunque “ciertamente son unos estudios a los que se opta por vocación, su inserción laboral está por encima de la de otros estudios de Humanidades, como, por ejemplo, los de Historia”. Otro dato que apunta el decano en esta misma línea es que, a pesar de que suele pensarse que el estudio de Filosofía como carrera está en retroceso, lo cierto es que, como poco, se mantiene y en algunos casos, como el de su facultad, la cifra de nuevos estudiantes se ha duplicado, pasando de 150 hace diez años a casi 300 en este curso.

 

Volver a empezar
Con estas cartas sobre la mesa, cada vez son más las instituciones, empresas y organismos que claman por la vuelta de la filosofía a las aulas.

La UNESCO, por ejemplo, en su informe Filosofía, Escuela de libertad, dice que “los retos del complejo mundo actual relacionados con la globalización y los cambios sociales (…), exigen que la juventud esté dotada de sólidos instrumentos conceptuales que les posibiliten cuestionar los modelos existentes, investigar su significado e imaginar nuevas posibilidades”. Para ello recomienda que “la enseñanza de la Filosofía sea mantenida o ampliada donde ya existe e introducida donde todavía no existe, con la idea de formar gente con criterio autónomo, reflexiva, capaz de resistir diversas formas de propaganda y asumir sus responsabilidades con vistas a los grandes retos del mundo contemporáneo”.

Otro ejemplo: la campaña #salvemoslafilosofía que el profesor Mesa inició hace tres años en redes sociales, con la que va a llevar al Congreso más de 185.000 firmas, también está dado ya sus frutos. Hace apenas unos meses, el Gobierno, en boca de su portavoz de Educación en el Congreso, Sandra Moneo, reconoció que “en este mundo, cada vez más tecnológico, es importante la formación humanística, con un replanteamiento de la Filosofía” y señaló su voluntad de darle más protagonismo en la nueva ley que salga del Pacto de Estado por la Educación.  

Y así sucede con otras asociaciones, como la Sociedad Española de Historia de la Medicina, que considera “indiscutible el carácter formativo de esta materia dentro de la historia de la cultura occidental”, la Red Española de Filosofía, que vertebra a la comunidad filosófica española; e incluso numerosos centros escolares que, a título individual, desarrollan actividades para fomentar el estudio de la filosofía en las aulas, como el Instituto San Adrián de Bilbao, seleccionado como experiencia innovadora en SIMO Educación 2016 por su original proyecto para actualizar el saber filosófico haciendo uso de las TIC.

El pensamiento crítico aporta a las empresas reflexión, análisis, dialéctica, lógica disruptiva y la posibilidad de diferenciarse.

Platón, el móvil y otros temas complejos
¿Y qué opinan los estudiantes de la Filosofía? ¿Les gusta? ¿Les parece útil? El profesor Mesa, que imparte clase en el instituto El Espinillo de Madrid, asegura que cuando les planteas la asignatura vinculada con la realidad, enseguida les llama la atención. “A todos les gusta hacerse preguntas sobre temas complejos de los que no suelen hablar, como el amor o la muerte”, señala.

Tal es el caso de caso de Adrián Romero, 16 años, estudiante de cuarto de la ESO en el Instituto Felipe II de Madrid. Adrián es el ganador de la última Olimpiada Filosófica de la Comunidad de Madrid, un concurso escolar que pretende acercar la reflexión filosófica a la vida cotidiana del alumnado, potenciar la reflexión, el pensamiento crítico y el diálogo.

Adrián acudió a la Olimpiada, en la categoría de dilemas con un tema muy actual: ¿Se debe permitir el uso del móvil en las aulas?: “El tema me pareció muy interesante y, por cierto, abogué por permitir su uso argumentando claramente los porqués. Para mí la filosofía es básica para la vida porque te enseña a cuestionártelo todo, incluso lo que te diga una autoridad. Creo que esa es la única forma de ser autónomo y no estar sometido al criterio de los demás”, afirma.

En esa misma línea opina Elena Martín, 18 años, estudiante de segundo de bachillerato que se llevó el tercer premio en la categoría de disertación por su presentación sobre el transhumanismo. “Yo soy de ciencias, pero eso no quita para que la filosofía sea esencial en mi formación. Creo que es un lujo poder ponerme en la piel de pensadores como Platón y entender lo que pensaban, aunque a veces no esté de acuerdo con sus planteamientos, eso es lo bueno, ¿no?”.

“El pensamiento crítico es el que nos permite construir mentes abiertas”, José Luis Mora.

  • Filosofía
  • Pensamiento crítico
  • TIC
  • Educación
  • Educación Digital

Visor de contenido web Visor de contenido web