Visor de contenido web Visor de contenido web

Tendencias

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Reportaje
30 noviembre 2017
Miríadax, cinco años abriendo horizontes de conocimiento
La plataforma líder de elearning en español y portugués renueva imagen.
Reportaje
22 noviembre 2017
La NASA es cosa de niños
Los misterios del universo, al alcance de los más pequeños.
Reportaje
16 noviembre 2017
Si te duele la cabeza, ¡Dostoyevski!
Si antes se prescribían fármacos, sesiones de spa y terapia para hacer frente al estrés, la depresión o sobrellevar una crisis de pareja conoce ahora la biblioterapia.
Reportaje
08 noviembre 2017
Programar entre pólvora
Re:Coded es un programa para jóvenes sirios refugiados en Irak que ofrece la posibilidad de trabajar en algunas de las multinacionales tecnológicas más importantes.

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

“Ser inventor es una actitud. No hay estudios que valgan”

“Ser inventor es una actitud. No hay estudios que valgan”

Amante de la docencia práctica, entusiasta del cambio, de probar, crear y hablar mucho para mejorar y evolucionar el sistema educativo. Así es David Cuartielles.

Nacido en Zaragoza en 1974, estudió Ingeniería de Telecomunicaciones buscando ser inventor. Y en cierto modo, lo consiguió. Es cocreador de Arduino, una plataforma de hardware para construir prototipos de electrónica de código abierto fáciles de usar, que permite tanto a principiantes como a usuarios avanzados crear electrónica interactiva. Actualmente es profesor titular de Diseño de Interacción en la Escuela Superior de Malmö en Suecia.

Cuartielles, telefonica_educacion_digital
Por casualidad, unos amigos que estaban haciendo un proyecto en la universidad de Malmö necesitaban un ingeniero bueno y barato y, a cambio de comida y cama, allí me fui hace ya 16 años.

¿Qué hace un aragonés de pro como tú en un sitio como Malmö?
Llegué buscando trabajo. Cuando terminé Teleco empecé a trabajar como director de proyectos en una empresa de sistemas de radio para emergencias, pero no era lo mío. De ahí pasé a diseñar microchips en Alemania. Tampoco era lo mío porque no hablaba con nadie. Por casualidad, unos amigos que estaban haciendo un proyecto en la universidad de Malmö necesitaban un ingeniero bueno y barato y, a cambio de comida y cama, allí me fui hace ya 16 años. Dar clase en la universidad era perfecto porque yo quería interactuar con la gente y era en carreras muy interesantes que no existían en España, como programación para diseñadores o electrónica para artistas. Era fantástico porque yo tenía que crear el contenido y a mí me encanta la innovación pedagógica. De hecho, a mi manera ya innovaba cuando era estudiante. Los extras de la carrera me los pagué dando clase a chavales y la innovación consistía en no cobrarles hasta que no aprobaban. Para ello buscaba la forma de adaptar el contenido en el que fallaban a sus intereses personales: baloncesto, cine, literatura… y tuve un éxito casi del 100%. Solo me falló mi primo, precisamente por ser mi primo.

¿David Cuartielles es como Arduino, un dispositivo físico con un espíritu libre?
Sí, sin duda, sobre todo por lo de libre. Además, soy persistente y buen negociador. Al fin y al cabo, ese es mi trabajo ahora como jefe de educación de Arduino.

¿La profesión va por dentro o se va encontrando en el camino?
En general creo que la profesión se hace, no nace. Cuando tenía nueve años mi padre me preguntó qué quería ser de mayor y yo le dije que inventor, sin saber lo que era. Y él dijo: “Entonces Teleco”. Yo le contesté: “¿Y qué hay que hacer para ser eso?”, y él respondió: “Estudiar mucho, mucho, mucho”. Y empecé a estudiar. Pero confieso que en la carrera me decepcioné porque vi que no me enseñaban a ser inventor. Me costó tiempo darme cuenta que ser inventor es una actitud, no hay estudios que valgan. Me encantaría que hubiera una carrera de inventor. Sería fantástico.

Arduino, tu plataforma de hardware libre, nació como fruto de una necesidad. Según esto, ¿qué habría que inventar ahora en educación?
Gente que escuche. Los profesores tienen claro lo que hace falta. A veces pienso que la política está muy desconectada de la base. Hay que buscar o inventar una conexión más directa. Otro problema a resolver es cambiar el estricto sistema curricular que tenemos, herencia de hace 200 o 300 años, por otro que permita educar en creatividad.

¿Qué es educar en creatividad?
Para mí, buscar la forma de dar las herramientas tanto técnicas como de comunicación a los alumnos para que sean capaces de resolver un problema. Y eso, además, funciona en todos los ámbitos de la vida. Hay que tener un conocimiento mínimo de las cosas, también de tecnología, no tanto para saber cómo resolver un problema sino para saber que se puede resolver.

¿Cualquier persona puede programar, incluidos los no digitales?
Sí y no. Cualquiera puede programar su tiempo, lo hacemos todos los días con nuestros calendarios. El problema es que la interfaz para programar más en serio no lo pone fácil. Es una cuestión de diseño y de tener tiempo y ganas.

Cómo puede un non-arduiner empezar a programar su placa? Hay demasiada información en Internet y parece difícil saber cómo comenzar.
Con la llegada de la generación de youtubers miles de personas han creado sus espacios donde cuentan, por ejemplo, cómo programar una placa Arduino. Y no está mal ver cómo el mensaje va cambiando, aunque lo más fácil es ir a nuestra página web donde se explica claramente. En el terreno de la educación nosotros ayudamos a Telefónica a crear el soporte necesario para que los educadores aprendan y ellos mismos puedan dar clase a sus alumnos.

En un país como España, con poca tradición científica, ¿qué medidas deberían adoptar las Administraciones para impulsar la vía STEM?
Aumentar la inversión en I+D, buscar un mecanismo de transferencia de conocimiento más flexible con sistemas curriculares más abiertos y analizar mejor el retorno de la inversión de las patentes estaría bien para empezar.

Los niños suelen superar en conocimiento tecnológico a sus profesores. ¿Cuál debe ser el papel del docente para unirse al movimiento TIC e impulsarlo?
Creo que la humildad juega un papel importante. Para mí lo que hay que hacer es llegar a acuerdos con los alumnos, reconocer que no se sabe todo y avanzar juntos.

Tal como avanza la tecnología, ¿cómo ves tu placa de aquí a 10 años?
Difícil saberlo. Vamos a ver una miniaturización de las placas que llegarán a ser del tamaño de una moneda, para que la gente pueda usarlos en proyectos reales. También estamos trabajando en una novedad: el uso de la placa en procesos industriales. En educación iremos a mejores procesadores que funcionen con baterías para que los chicos puedan integrarlos en trabajos de campo.

¿Y el mundo dentro de 30 años?
Creo que van a pasar un par de cosas: que nos daremos cuenta de que en la vida en las ciudades es la óptima, pese al movimiento actual de regreso al campo, y que asistiremos a la desaparición del transporte privado y de las conexiones compartidas a Internet. En el ámbito educativo a mí me gustaría ver clases transversales, un poco la vuelta al colegio rural, en el que niños de distintas edades comparten recursos, en la misma sala, con un solo profesor. Las nuevas tecnologías permitirán que no haya exámenes porque podremos monitorizar el crecimiento personal de cada niño y ver si están preparados para el siguiente paso. ¡Ojalá sea así!

“Hay que tener un conocimiento mínimo de las cosas, también de tecnología, no para saber cómo resolver un problema sino para saber que se puede resolver”

“Para impulsar el movimiento TIC los profesores deberían llegar a acuerdos con los alumnos, reconocer que no se sabe todo y avanzar juntos”

Fomentar las vocaciones STEM

La ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas son clave para fomentar una economía competitiva que de respuesta a los retos reales de la sociedad. Por eso surgen en todo el mundo iniciativas que trabajan estas áreas para docentes y estudiantes. Una de ellas es el Desafío STEM, el concurso interescolar de programación y robótica, impulsado por Telefónica Educación Digital que busca precisamente eso: despertar en los más pequeños la inquietud por competencias técnicas sin obviar otros aprendizajes fundamentales como el liderazgo, la gestión de proyectos o el emprendimiento. En estos momentos, Desafío STEM ha recibido proyectos de más de 100 colegios de todo el territorio nacional, lo que suponen casi 1.000 alumnos. Los equipos están formados por un profesor/educador y un grupo de hasta siete alumnos de 14 a 18 años. Además, por primera vez Desafío STEM llega a Latam. El plazo de inscripción continúa abierto hasta el 15 de diciembre. ¡Participa! Otro proyecto encaminado a cumplir el mismo objetivo es STEMbyme, la plataforma online desarrollada también por Telefónica Educación Digital que ofrece cursos, recursos y juegos gratuitos para estudiantes interesados en profundizar en estas áreas científicas.
Las nuevas tecnologías permitirán que no haya exámenes porque podremos monitorizar el crecimiento personal de cada niño y ver si están preparados para el siguiente paso.
  • David Cuartielles, Arduino, Educación Digital, Inventor, Nuevas Tecnologías, Innovación Educativa

Visor de contenido web Visor de contenido web